A la Libre Prensa, la asesinó el Presidente

    0
    431

    No hubo un gesto de parte de la 4aTransformación para el día de la Libre Prensa.

    A leguas se nota que al Presidente, Andrés Manuel López Obrador, le valen un cacahuate estos gestos.

    Por la tarde, la compañera Dulce Soto del medio Reforma, era objeto de una bestial paliza enredes, de parte de las huestes  de  AMLO; la cuenta en twitter del portal SinLinea.mx, atizó a las masas sociales para regalarle una campaña de desprestigio a la comunicadora.

    Y esto, sin importarles que técnicamente, se trata de un empleado más que sigue órdenes.

    No es la primera; hay una estela enorme de periodistas –empleados- que son vapuleados mediáticamente, difamados, humillados, por el simple hecho de publicar periodismo del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

    Así es la 4ª Transformación; Burda, visceral, grosera, agresiva contra los representantes de los medios.

    La realidad de las cosas es que la sociedad ha sido adoctrinada; perdió conciencia sobre el significado de la Libre Prensa y hoy, se suman a participar en palizas mediáticas contra todo el periodista que se atreva a tocar al Presidente, Andrés Manuel López Obrador.

    Aquellas publicaciones periodísticas que una vez fueron replicadas masivamente contra el imperio de Peña Nieto, o la dictadura militar de Felipe Calderón Hinojosa, y que sirvieron para conformar campaña política a Andrés Manuel López Obrador y llevarlo al poder,  sus autores hoy son objeto de brutales campañas de desprestigio cuando el periodismo apunta al Presidente.

    La hipocresía del discurso desde el púlpito presidencial, irradia demencia, enojo, odio, y devela desde un punto de vista sicológico, un problema de paranoia; un Presidente enfermo, no de salud, de rencor hacia quienes por 12 o 18 años, lo golpearon desde las empresas de la información para evitar que llegara a la Presidencia.

    La cuestión es que fueron unas cuantas, quizá las más poderosas de la Televisión quienes, acariciadas con costales de billetes, apuntaron sus cañones contra el macuspano, pero la realidad es que el Presidente se ensañó contra cada reportero o periodista que celebra una crítica a su gobierno.

    Quizá ese es el pretexto de construir una máquina descomunal para influenciar a las masas sociales, -las más ignorantes y vulnerables- a través de las redes , para neutralizar, aplicando la gestión del rencor social, desde un resentimiento inducido.

    La idea es inyectada a presión; el Presidente y el pueblo son uno mismo, si tocas a uno o al otro, ardes.

    Desde el 1 de Diciembre del 2018 el ejercicio periodístico ha venido a convertirse –solo en México de todo el continente – desde la voz del Presidente Andrés Manuel López Obrador, y sin excepción, como:

    Prensa Fifi

    Chayoteros

    Prensa Opositora

    Prensa Carroñera

    Prensa Conservadora

    Prensa Borolista (en referencia a quien fuera Presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa)

    Prensa Golpeadora Etc.

    Prensa Traidora.

    La crisis de conciencia que construyó el Presidente inhibe los efectos de la Libre Prensa, por tanto, México ya no será jamás el mismo.

    Lo sintetizo.

    La Libre Prensa ha muerto; el Presidente la asesinó.

    No hay comentarios