Mural de hace 22 años vislumbró la pandemia del COVID-19

0
335

El mural Ciudad Anfibia.Ciudad Hecatombe, de la asociación Plástica Humana plasmó una situación apocalíptica donde la gente tenía que usar mascarillas antigases para poder respirar sin sufrir daño en su salud

El arte es el espejo donde todos nos miramos de la mano de sus creadores o bien, vislumbramos un futuro incierto. María de Lourdes Oliva García y Eduardo Candelas nunca imaginaron que 22 años después, uno de sus murales reflejaría el contexto de pandemia que padecemos los mexicanos por el coronavirus COVID-19.

Hombres con mascarillas antigases en un escenario rojo de emergencia se protegen de una inminente destrucción masiva o de un virus, se veían reflejados en una pintura plasmada en las paredes de la casa de Toñita, ubicada en las calles Constantino esquina Gounod, en la colonia Hipódromo Peralvillo.

Era el mural “Ciudad Anfibia. Ciudad Hecatombe”, que fue pintado por la asociación civil Plástica Humana, en la ahora alcaldía Cuauhtémoc, y con el apoyo del entonces Instituto de Cultura de la capital mexicana.

El pintor Eduardo Candelas explicó a SinMordaza.mx que la idea surgió de la historia de la fundación de la ciudad que fue en un lago y las mascarillas reflejaban la apocalíptica situación de sus sobrevivientes, ya las demás interpretaciones las ofrece el inconsciente colectivo.

“Me percate la semejanza de la actualidad con lo que habíamos pintado en el 1998. Plasmamos esta idea de Ciudad anfibia porque estaba fundada en un lago, era un lugar que visualmente lo recreamos como otros ya lo habían hecho como Rivera o Siqueiros. La fantasía ayuda a clarificar algunas sensaciones, el fin fue que la gente sintiera como esta ciudad del agua se levantó y a su vez se fue recreando hasta ser la capital del México contemporáneo”, dijo.

Candelas rememoró que en a finales del siglo pasado ya se hablaba de la contaminación y de los Imecas, pero se ponía poca atención, sin embargo, “se auguraba que una hecatombe vendría por la contaminación, pero lo del coronavirus parece ciencia ficción”, indicó.

Detalló que el mural fue una experimentación con nuevos materiales de una marca llamada ATL y los colores que eligieron fueron los verdes y amarillos en un principio, pero con un fondo tenue de clores ocres y el negro para que les ayudaría a darle relevancia a las imágenes como de emergencia.

Lamentó que este mural como muchos otros no se conservó en la ciudad, porque en otras administraciones se borraron por ser políticamente incorrectos, sin que la gente los defienda porque falta conciencia de la importancia histórica y artística.

Para finalizar, Eduardo Candelas recordó que la asociación Plástica Humana, se conformó en la colonia valle Gómez, Venustiano Carranza, para darle un rostro más social no sólo a los murales y esculturas sino también a la cultura por medio de talleres para niños y adolescentes.

No hay comentarios